martes, 2 de marzo de 2021

La paradoja del dinero circulante

Lucía el sol en un pequeño pueblo marinero donde todos los habitantes estaban endeudados. Un turista se fija en un cartel que indica “SE ALQUILA” en un apartamento que da al puerto del pueblo y, pensando que puede ser un buen destino para el próximo verano, se interesa por el mismo. El arrendador es un hombre que tiene un bar en la planta baja del edificio, al que se dirige el
turista diciendo:

- Buenos días, estaba interesado en alquilar el apartamento para el mes de agosto, ¿está libre?

El arrrendador del apartamento le responde: -Sí, de momento está libre en los meses de julio y agosto, ahora mismo lo tengo alquilado a un mecánico pero lo dejará justo en el mes de junio.
-¿A cuánto asciende el importe del alquiler?
- 2 000 euros por el mes de agosto.
-¿Me lo podría reservar?
-Como hay varias personas interesadas, si quiere que se lo reserve, tendrá que entregarme 500 euros.

El turista entrega los 500 euros en concepto de reserva. Justo cuando se va el turista, el arrendador se acerca al fontanero para entregarle esos 500 euros porque le había hecho un trabajo en el bar y aún no le había podido pagar.

El fontanero, aprovechando que le han pagado 500 euros, paga unas facturas que tenía pendientes con el tendero.

El tendero, al recibir esos 500 euros, se va al taller para pagar la última factura del arreglo de su coche. Tan pronto como la dueña del taller recibe esos 500 euros del tendero, aprovecha para pagarle a su trabajador, el mecánico que tiene alquilado el apartamento del arrendador. Éste coge los 500 euros y se los entrega al arrendador, ya que tenía una mensualidad atrasada.

Al día siguiente, el turista vuelve al pueblo y le comenta al arrendador que le ha surgido un problema y que no va a poder estar en el pueblo durante el mes de agosto por lo que le pide el dinero de la reserva. El arrendador entrega al turista los 500 euros que le había entregado el mecánico que coinciden con los 500 euros que el turista había depositado el día anterior en concepto de reserva.


Fíjete bien, nadie ha ganado ni perdido un euro, sin embargo ahora nadie tiene deudas.


Esta paradoja sirve para formular diferentes preguntas al alumnado, introducir el tema del dinero, del crédito, del flujo circular de la economía, etc.


Documento para imprimir:
La paradoja del circulante en PDF




Esta es una versión adaptada de esta otra paradoja que circula por las redes:






2 comentarios: